María Cicuéndez Luna

Periodista especializada en Crecimiento Personal


Leave a comment

TOLERA TU IMPACIENCIA

En la era de lo inmediato, cuesta un mundo dejar espacio para que los acontecimientos se produzcan. Vendría a ser como conscientemente permitir un estado de gestación de aquello que anhelamos. Continue reading


Leave a comment

ATRAEMOS LO QUE PENSAMOS

 

imán

Los pensamientos negativos son energías vivas que echan raíces en el  corazón

¿Eres consciente de los pensamientos negativos que retroalimentas a diario?… Te planteo un ejercicio muy saludable para conseguir liberación emocional y serenidad. Párate a identificar los pensamientos negativos que enturbian tu mente de una manera machacante, obsérvalos sin identificarte con ellos y déjalos marchar, a ver qué pasa… Continue reading


Leave a comment

TUS EMOCIONES TE HABLAN

Las emociones buscan vías de expresión para contarnos cómo somos, cómo sentimos, cómo evolucionamos. El punto de partida base de la educación emocional sería reconocer la importancia de hacer caso de nuestras emociones, tomar el tiempo para conocerlas, identificarlas, escucharlas, utilizando el canal de expresión apropiado en función de cada emoción. Continue reading


Leave a comment

LA BENDICIÓN DE LA DIOSA ABUNDANTIA

“Poderoso Caballero es don Dinero”, como dijo don Francisco de Quevedo en su letrilla satírica: “Madre, yo al oro me humillo, él es mi amante y mi amado, pues de puro enamorado de continuo anda amarillo, que pues doblón o sencillo hace todo cuanto quiero. Poderoso Caballero es don Dinero”. Continue reading


Leave a comment

¿BUSCARÍAS UN PELO DE OSO SALVAJE POR AMOR?

*Ilustración de Kaebobee

Cuando se casó mi amiga Nieves mi madre no se limitó a darle la enhorabuena, sino que le aportó su sabiduría y experiencia que le llevaron a celebrar 50 años de matrimonio. Brindar por las Bodas de Oro implica todo un recorrido vital de la mano de otra persona que te entrega su sombra para que la domes. Continue reading


4 Comments

1.000 MANERAS DE VIVIR

Me contaron que una niña suiza de origen caribeño estuvo en el Jardín de Infancia con profesoras españolas. Entre ellas crecía feliz jugando y desarrollando su creatividad sin límites, hasta que creció y le cambiaron a un colegio “serio de mayores”, donde la perfección era la meta. Los padres observaron que la niña se iba apagando, que iba perdiendo espontaneidad por segundos, que, en lugar de ser locuaz y pizpireta, había pasado a ser callada y reservada. En su nuevo colegio no estaban permitidos los errores porque eran síntoma de debilidad, no se podía expresar en alto opiniones contrarias a lo establecido. La vida estaba marcada por el reloj de la precisión. Continue reading