María Cicuéndez Luna

Periodista especializada en Crecimiento Personal

RECUERDA SER PERSONA

2 Comments

¿Quién no recuerda a su madre o abuela limpiando de piedras e impurezas las lentejas sobre la mesa de la cocina? En estos tiempos de confinamiento hay que recordar la sabiduría de nuestros mayores y separar la paja del trigo, es decir, afinar y ser muy selectivo en cuanto a qué abrimos las puertas de nuestro tiempo, espacio y corazón.

Como no tenemos precedentes de confinamiento, no sabemos muy bien a qué atenernos. Vivimos cada día desde la sorpresa del descubrimiento, como bebes curiosos ante este nuevo mundo. Dicen que lo desconocido produce miedo y ansiedad, es durante esas fases agónicas en las que podemos perder la dignidad, sin ningún pudor, y entregarnos al zapping sin tregua, a la comida compulsiva o a cualquier actividad salvadora que nos llegue vía Zoom, Skype, WhatsApp etc., Es en esos momentos de flaqueza en los que necesitamos escuchar, con mayor atención, a nuestro Pepito Grillo interior y clasificar la sobredosis de información que estamos recibiendo, con amor y con humor.

¡Benditas sean las clases online de calidad, las charlas con seres queridos, los encuentros en torno al deporte, la pintura, la literatura, el yoga, la meditación, la práctica de bolillos cuánticos o la vainica holística!… Gracias por todas las iniciativas saludables, generosas y enriquecedoras, pero atención que ¡no todas lo son y uno acaba metido en cada bodrio que no se lo cree! Y eso no es prueba, error porque tiene un coste emocional. En este retiro espiritual obligatorio en casa, toca la asignatura de cuestionarse: “¿pero, alma de Dios, eres consciente de a qué entregas tu vida cada día?” El consumo ingente de basura, en cualquier formato, es un virus en si mismo.

¡Y es que éramos felices sin saberlo!… recibir la luz del sol y el aire agitando nuestro pelo eran regalos pasados por alto en un mundo de prisas. Ahora cobra sentido cada movimiento, cada segundo en un mundo donde el tiempo lo maneja el reloj del conejo de Alicia en el País de las Maravillas. Si le seguimos hasta la entrada a la madriguera de nuestro interior quizás descubramos aventuras y secretos de nosotros mismos y de nuestro entorno.

Hay vida más allá de la saturación de consumo de información y de uso de tecnología que conduce irremediablemente al tecnoestrés. La necesidad de límites con la tecnología en el ámbito personal es necesaria. No es obligatorio ver todos los vídeos, fotos y mensajes que te mandan, ni contestar a todo, no te sientas culpable por no responder a llamadas tóxicas, que en el caso de ser antes de dormir, podrían alterar el ciclo del sueño y provocar pesadillas.

Quizás sea el momento de pasar por nuestro filtro mágico a las personas que aportan y a las que consumen, ¡y esto es literal, te dejan muerto!… Momento de aprender a separar las lentejas de las piedras e impurezas, de separar la paja del trigo. Momento para escudriñar y definir qué nos hace bien y qué nos hace mal, la respuesta nos la da el cuerpo directamente. Cada poro de nuestra piel rezuma vida y nos indica qué personas y actividades enriquecen y cuales merman la energía y la salud. Este es un momento perfecto para hacer propósitos de “Año Nuevo”. ¡Total si la Semana Santa se va a celebrar en noviembre, ya podemos cambiar todo el calendario! ¡Vida a la carta! ¿Pero sabemos partir de un folio en blanco sin Mesías que nos guíe y piense y decida por nosotros?… ¡Habrá que aprender!

Las hojas del almanaque del mes de marzo están siendo arrancadas lentamente a golpe de una suave brisa que nos lleva a la quietud, mientras la primavera avanza a su ritmo y en el esplendor de su florecimiento, nos invita a imitarla, a descansar en su regazo a mimarnos, a escucharnos, a ser cariñosos con los demás, y sobre todo a ser fuertes y valientes.

Creo en la bondad del ser humano, quizás este sea el momento en que la besemos para que la bondad despierte, como bella durmiente, su príncipe somos todos. El beso emocionado es al atardecer, en el aplauso de las ocho, cuando la humanidad despierta y recordamos ser personas.

María Cicuéndez

Author: María Cicuéndez Luna

mariacicuendezluna@gmail.com

2 thoughts on “RECUERDA SER PERSONA

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s