María Cicuéndez Luna

Periodista especializada en Crecimiento Personal

¡TÓMESE VD. UN JARABE DE BUEN ROLLO A DIARIO!

Leave a comment

Jarabe

¡Resulta que ahora los hospitales públicos y clínicas privadas remodeladas de Madrid se han convertido en una especie de aeropuerto extraño!

¡Cual fue mi sorpresa, ayer, al descubrir al ir al médico que yo había perdido mi nombre de pila para pasar a ser “L4J03”! En las clínicas futuristas que acaban de ser modernizadas en la capital de España, ya no se llama a los pacientes por su nombre, sino que una máquina, ordena a los enfermos, pasar a la correspondiente sala, según el número que les toque por volante. ¡Cómo si fuéramos R2P2 ó C3PO de La Guerra de las Galaxias! ¡Sin comerlo ni beberlo nos habíamos convertido en un vuelo del aeropuerto de Barajas, pero con destino desconocido!…

¡Ni que decir tiene que a más de un abuelito hubo que salir a rescatarle porque, ya tenía bastante con sus dolores, como para recordar que era “un código secreto”… ¡Además muchos no se habían llevado las gafas, claro!… ¡Qué esa es otra!…

¡Y es que cómo está la sanidad! Lamentablemente, el calor humano propio de médicos de confianza de toda la vida, se ha transformado, en la mayoría de los casos, en una falsa sonrisa “profident” para conseguir más pacientes, en el caso de las clínicas privadas, o para quitarte de en medio, en la saturada salud pública.

Observando en la sala del hospital madrileño, comprobé algo que sabiamente me dijo un médico amigo de Taiwan, que tanto la mayoría del personal sanitario, como los pacientes, habían perdido la perspectiva de lo que significaba la salud, en la mayoría de las ocasiones. Según su experiencia, muchos médicos acababan “endiosándose”, perdiendo su esencia, y muchos de los pacientes no entendían sus enfermedades. Preocupándose demasiado o ignorándolas por completo.

Yo percibía en el ambiente, que la mayoría de los enfermos estaban tan absorbidos, metidos en su enfermedad que la retroalimentaban, convirtiéndola en una cadena perpetua sin escapatoria.

Con el mayor respeto hacia todos los enfermos y sus familiares, especialmente aquellos que sufren una enfermedad mortal y muy dolorosa. Y con mi reconocimiento hacia los excelentes profesionales sanitarios, que también existen, siento que la humanidad debería de tomar conciencia sobre su salud para vivir más en paz.

Médicos naturópatas informan de que, independientemente de la genética, cada ser humano, tiene una predisposición diferente hacia la enfermedad. Está demostrado que la negatividad, hipocondría y aprensión, entre otros factores, hacen somatizar enfermedades.

A su vez, la fe ciega en los médicos y personas que representan la autoridad para el paciente pueden dilatar en el tiempo un malestar físico que no tendría por qué ser tan duradero o incluso crónico.

El poder de la mente es infinito y es evidente que una actitud positiva ante la vida contribuye a tener una vida más saludable. ¡Cómo se entendería si no, que algunas personas de la tercera edad de países nórdicos, vivieran sin tantas limitaciones como algunos ancianos de pueblos españoles, convencidos de la inactividad que la vejez implica! ¿No responde muchas veces la mente a las pautas que creemos que tenemos que seguir por tener esta u otra edad o condición?

Sin embargo, ¿No es el miedo la mejor campaña de ventas de la industria farmacéutica? ¡La gente sana no interesa porque no consume! ¿Para qué investigar para encontrar remedios finalmente eficaces contra enfermedades como el cáncer y el sida? ¡Si son el negocio del siglo!

¿Podrían recetar los médicos que sus pacientes fueran felices y vivieran realmente a su antojo, en medida de lo posible? ¿Podría recetarse indagar en el interior, encontrando las causas emocionales de las dolencias, en lugar de atiborrarse a pastillas, cuyos efectos secundarios crean nuevos malestares?

Ahora que las máquinas deshumanizan el trato a las personas, una presentación de PowerPoint, parece a su vez, aportar las claves de una longevidad digna. La auto- aceptación, tal cual se es, el amor, la demostración del afecto hablando de los sentimientos sinceros, la toma de decisiones, la búsqueda de soluciones y vivir honestamente, confiando en la Vida, ¡parece provocar los más maravillosos efectos secundarios! ¡Y además es gratis! ¡Recete un jarabe de buen rollo diario a “L4J03”, se lo ruego, doctor”…

María Cicuéndez

Author: María Cicuéndez Luna

mariacicuendezluna@gmail.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s