María Cicuéndez Luna

Periodista especializada en Crecimiento Personal

AURA: ESPEJO DE SALUD

Leave a comment

El inconsciente colectivo ha aceptado palabras del mundo de las terapias naturales, relacionadas con la energía, incorporándolas en conversaciones sin saber exactamente qué significan o la importancia que tienen en nuestra salud, lo que terapeutas especializados tratan de enmendar.

Peticiones como “¡Ponme un chakra!”, suelen provocar las sonrisas de los entendidos, ya que el sistema védico energético, ya está incorporado a nuestro cuerpo desde nacimiento. Vendría a ser como el ruego de “¡Ponme un pulmón!”
 
La sociedad está viviendo una transformación paulatina que se materializa en el cambio de valores y de visión del mundo. Supuestamente permitirá dar un salto evolutivo cambiando la mentalidad materialista destructiva que prima, por una actitud más solidaria y comprometida.

CUERPO-ENERGETICO-Y-CHAKRAS 
Este despertar a diferentes tiempos y ritmos viene a ser algo así como “Oír campanas y no saber dónde”…, o empezar a reconocer que su tañido proviene de dentro, de un deseo innato de comunión con uno mismo y el planeta de Tierra, al igual que el bebé busca a su madre por puro instinto.
 
Cuando se habla de “buenas y malas energías”, frecuentemente no se conoce que el campo energético humano es una manifestación de la energía de la Tierra, del universo, vinculada también a la vida humana, algo que usualmente se denomina aura.

La reconocida científica norteamericana, Barbara Ann Brennan, describe en su libro “Manos que Curan”, que el aura es un ente luminoso que rodea el cuerpo físico y penetra en él, emitiendo su propia radiación característica, cuyo estudio es puente entre la medicina tradicional y nuestra psique, ya que la enfermedad se inicia en el aura, antes de abarcar el cuerpo físico.
 
Se distinguen numerosos sistemas a partir de la observación para definir el campo aural. Todos ellos lo dividen en capas y definen éstas por sus posiciones, color, brillantez, forma densidad, fluidez y función”, explica la investigadora. “Cada cuerpo subsiguiente, etérico, astral o emocional, mental causal o espiritual, está compuesto por sustancias más finas y vibraciones más altas que el cuerpo al que rodea y en el que penetra”.
 
Barbara Ann Brennan explica que nuestras emociones se reflejan en el aura y que cada persona tiene una onda de frecuencia que atrae a personas que vibran de una manera similar. Una fuente de  información al respecto es la medicina ancestral védica, focalizándose en los chakras como puntos energéticos que conectan el cuerpo con el alma.

Aprender a armonizar el cuerpo físico y el campo energético que lo envuelve es una de las prácticas más aconsejables en medicina preventiva, pasitos en la toma de conciencia colectiva de la importancia de cuidarse y de darse amor diariamente.

María Cicuéndez

Author: María Cicuéndez Luna

mariacicuendezluna@gmail.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s