María Cicuéndez Luna

Periodista especializada en Crecimiento Personal

¡DESPIERTA!

Leave a comment

atardecer

El viernes pusieron una peli de Jesucristo de esas de Semana Santa, pero de las malas……. le miré y le dije, “Jesús, ese ya no eres tú”… Ya no valen esos mensajitos de “sed buenos, sometidos y llenos de culpabilidadTú eres la representación de la Vida en plenitud…

no de un mojigato sin criterio al que manipular con promesas para la otra vida… ¿Y qué pasa con esta?… ¿De qué iría realmente eso de “así en la tierra como en el cielo?”…

Vivimos momentos de secularización en los que los viejos valores pierden fuerza. De una manera inconsciente, relacionamos creencias espirituales con figuras religiosas o políticas, envenenando las necesidades del alma con proyecciones de los valores amamantados por  nuestras familias. Parece ser que para pararse a escuchar el corazón hubiera que atravesar un terreno minado por prejuicios político-religiosos. Sin embargo, ¡Qué distinto es eso de simplemente autoabastecerse todos los días de un poquito de luz!

En función de nuestro lugar de procedencia, utilizamos diferentes nombres para referirnos al “mismo concepto de Divinidad” denominándole: Dios, Padre, Madre, Espíritu santo, entramado, malla, Gran Espíritu, Alá, Buda, Shiva, Brahma, Krishna etc… Si todo fuera sagrado para nosotros, podríamos utilizar la palabra “Dios” sin rechazo para algunos, debido a su connotación religiosa.

En estos momentos de cambio, de transformación, de miedo e incertidumbre ante un futuro oscuro e inestable, el hombre sigue vagando por el desierto de la vida sin, muchas veces, un pastor definido que marque la ruta… ¿Nos habremos acostumbrados a ser borregos que siguen a la masa sin más?… ¿Qué ocurre cuando se nos obliga a elegir camino y guía, sabemos hacerlo?… ¿Estamos preparados para asumir la responsabilidad de nuestra libertad?… ¿Será eso de lo que va “el famoso salto evolutivo del hombre?”…

Quizás sea más fácil seguir la rutina marcada desde fuera. Ahora tocan las rebajas, primero fue la Navidad, que empieza en los comercios ya en noviembre… ¡Y en agosto se irán de vacaciones los que puedan!… Parecen conclusiones sacadas de una viñeta de Mafalda, pero realista. ¿Nos tomamos el tiempo de entender la profundidad de los cambios que estamos viviendo o nos anestesiamos con vías de escape?…

Volviendo al mundo del cine, me encantó cómo un pionero del oeste americano, se paraba todos los días ante la puesta de sol para aquietar su mente y llenarse de luz. Un amigo me contaba cómo le había impresionado ver a un beduino contemplando la belleza del desierto de Jordania, donde el tiempo se paraba, sin más… Los marineros a su vez, ven a la diosa del Mar y le rinden tributo, viven conectados a su cordón umbilical de agua y alimentan su espíritu en cada travesía.

Independientemente de credos y de prejuicios político-religiosos, es evidente que el hombre necesita conectar con ese “Dios” que es él mismo…“Así en el cielo, como en la tierra” solo se cumplirá cuando cada ser reconozca la divinidad que hay en su interior y le rinda respeto y tributo. En India saludan al otro diciendo. “Namasté”. “El Dios que hay en mi saluda al Dios que hay en ti”… Bendiciones a todos los seres para que vivan conectados a la esencia que les vio nacer. Quizás ese fuera el mensaje de Cristo y de todos los que han intentado mejorar la vida espiritual del hombre.

María Cicuéndez  

Advertisements

Author: María Cicuéndez Luna

mariacicuendezluna@gmail.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s